Calor en tejidos sanos que han sufrido una sobrecarga, en el resto de los casos frío. En el cuello es diferente, ni frío ni calor, pregúnteme y le cuento

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad